Barrio de la Judería de Tarazona

De Iberwiki
Saltar a: navegación, buscar
Calle de la Judería de Tarazona
Casas Colgadas del barrio Judío de Tarazona
Calle de la Judería de Tarazona
Logo de la Red de Juderías de España (Caminos de Sefarad) en el Barrio de la Judería de Tarazona

Contenido

Los Judíos en Tarazona

La Presencia Judía

La presencia judía se remonta a época visigoda e, incluso, al Bajo Imperio, consolidándose bajo dominio musulmán, si bien las noticias se multiplican después de la capitulación de la ciudad ante Alfonso I, monarca que en 1123 concederá al obispo diversos derechos sobre esta minoría.

En la “edad de oro” (1213-1283), Muça o Moshe de Portella ejercerá un papel sobresaliente en la Administración. El Baile de la aljama (1273) y el de la ciudad (1276-77), controla la recaudación de impuestos y las fortificaciones fronterizas. En 1283, poco antes de su destitución, era una pieza clave de las finanzas de Aragón.

En la Guerra de los Dos Pedros, la judería fue saqueada por las tropas castellanas. En 1370 se reconstruye y los judíos vuelven a asentarse en ella. Tras la reconstrucción residirá en ella el rabino tudelano Shem Tov ben Isaac Shaprut, después de su polémica con el futuro Papa Pedro de Luna (1375), ejerciendo como físico. La ciudad albergó un centro de traducción donde se vertían las obras del árabe al latín. En la actualidad se conserva un legado de códices hebreos en el Archivo Capitular. Las cruentas alteraciones de 1391 apenas se dejaron sentir gracias a la protección del concejo y a su peso económico, época en que habitan 200-275 judíos.

No existe constancia de conversiones masivas tras la Disputa de Tortosa (1413-1414), salvo entre los Azamel. La política proteccionista de Alfonso V les permitirá mantener un equilibrio institucional que proseguirá con Juan II, cuando la comunidad ronda las 400 personas. El clima de tolerancia se quiebra con la implantación del Santo Oficio en 1484. Entre las familias procesadas destacan los Santa Fe y los Santángel. Una vez decretada la expulsión en 1492, una parte emigra a Navarra (Tudela, Cascante…), mientras que un 40 ó 50% de la población opta por el bautismo.

La Organización de la Comunidad Judía y el Urbanismo del Barrio

La organización interna de la comunidad —cuyos primeros testimonios datan del siglo XIV— se asienta en la asamblea, el Consejo y los adelantados o “muqdamim”, amén de diversos funcionarios (clavario, albedí, shamas, etc).

En cuanto al urbanismo del barrio, el caserío más antiguo conservado procede de fines del siglo XIV. La “judería vieja”, llamada la Rúa después de la expulsión, se asienta a los pies de la Zuda, hoy Palacio Episcopal, ocupando un espacio acotado por el exterior de la barbacana y la acequia de Selcos, así como el mercado y la puerta del Burgo, abarcando las calles de Judería, Rúa Alta, Rúa Baja y Aires. Este barrio originario tenía diversos accesos: la Puerta de la Plaza Nueva (Plaza de España), la Porticiella (Rúa Baja) y la Puerta de la Zuda (Rúa Alta). En torno a 1450 se cita la “judería nueva”, prolongada a través de la cuesta de los Arcedianos hacia la plaza de Santa María, espacio público donde se celebraban los actos solemnes (exequias y coronación de los reyes, la Pascua o el “Sukkot”).

La aljama cuenta con dos sinagogas: la “mayor” y la “menor”. Respecto a la primera, el obispo expidió la licencia de reconstrucción en 1371 por el incendio sufrido tras la guerra. Se compone de una sola nave cubierta con madera a doble vertiente, a la que se accede mediante un patio o “azara”. La «sinoga de mulleres» se segrega mediante una tribuna.

El edificio de la sinagoga -conservado parcialmente- fue objeto de diversas obras a mediados del siglo XV, teniendo uno de sus accesos por la Rúa Alta o "carrera de la sinagoga". Las menciones a la sinagoga menor son muy esporádicas, pero se trataría de una estancia muy sobria. Apenas se sabe nada del miqwé, situado cerca de la acequia de Selcos y próximo a la sinagoga aunque con acceso independiente.

En el límite septentrional del barrio judío, trazado por la barbacana que se alza en la calle del Conde, se edificaron este conjunto de viviendas que aprovechan el adarve de la muralla del barrio judío del Cinto. Sus fachadas posteriores quedaban voladas sobre la calle de la Judería. Las casas estaban ocupadas por la baja nobleza y linajes como los López de Gurrea (señores de Torrellas, Los Fayos y Santa Cruz).

El fosar —ocupado por la antigua Fosforera y el Convento del Carmen— se emplaza entre la calle de Caldenoguea y el camino de Mataperros, en un promontorio que limitaba con la Plaza de la Almeora, cerca de la Puerta de la Carrera de Cervera y de la Puerta la Era. Ubicado extramuros, en terreno inculto, en declive y con los sepulcros orientados hacia Israel, era propiedad de la aljama y está limitado por una cerca.

Enlaces relacionados

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas